Blog Europa Fácil Menos de 30 minutos Menos de una hora Otoño Plato principal Primavera Recetas Salado Saludable Sin azúcares añadidos Sin frutos secos Sin soja Verano

PASTA E CECI

Este plato italiano, que significa pasta con garbanzos, es ideal para cuando no te apetece pasar mucho tiempo en la cocina, pero quieres seguir disfrutando de un plato de calidad.

Además de deliciosa, esta receta es nutritiva por su cantidad de fibra y vitaminas. Los garbanzos también añaden una fuente más de proteína. En definitiva, ¡un recetón!

¿Quieres saber cómo hacerlo? ¡Sigue leyendo!

¿Habéis probado las legumbres con la pasta alguna vez?

Nosotros solemos comer spaghettis a la boloñesa con lentejas, pero aparte de ese plato, no había probado ninguna combinación más.

Qué sorpresa me llevé cuando Peter preparó este plato hace unas semanas. Estaba para chuparse los dedos. Y lo mejor es que es una receta muy sencilla y saludable, con ingredientes que todos tenemos en nuestra cocina.

Para la pasta, nosotros escogimos rigatoni. Creemos que es la que mejor acompaña a este plato, aunque podéis utilizar cualquiera que tengáis en casa.

La salsa de tomate que cubre el plato es muy sencilla, pero el toque de los ajos asados y los tomates deshidratados crean un sabor increíble.

No nos enrollamos más, aquí tenéis esta maravillosa receta.

¡Echa un vistazo al vídeo para ver cómo hacer esta receta paso a paso!

PASTA E CECI

O pasta con garbanzos, un plato delicioso lleno de nutrientes.

  • 400 g garbanzos (cocidos)
  • 400 g tomates
  • 300 g pasta (rigatoni)
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 cabeza ajos (asados)
  • 1 cucharada tomate concentrado
  • 4 tomates deshidratados
  • 1 puñado albahaca fresca
  • 1 cucharadita orégano
  • 1 cucharadita vinagre de módena
  • 1/2 cucharadita sal
  • 1 cucharadita aceite de oliva
  1. Asamos la cabeza de ajos en el horno con un poco de aceite durante 7 minutos a 180ºC.

  2. Hervimos la pasta siguiendo las instrucciones del paquete y con un poco de sal.

  3. Cortamos la cebolla, zanahoria, tomates deshidratados y los ajos para saltearlos con una cucharadita de aceite en una sartén durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando.

  4. Añadimos una cucharadita de orégano, el vinagre, la sal y el tomate concentrado. Lo removemos bien mientras se saltea. Añadimos un poco de agua.

  5. Rompemos los tomates con las manos (o los troceamos) y los echamos a la sartén. Lo removemos bien y lo dejamos a fuego medio durante 10 minutos para crear una especia de pasta.

  6. Añadimos un cazo del agua de la pasta para que el almidón de la pasta ayude a que la sala se espese.

  7. Echamos cuatro hojas de albahaca fresca, los garbanzos y la pasta. Seguramente necesitarás echar otro cazo del agua de la pasta. Lo removemos bien cubriéndolo todo y lo dejamos a fuego medio otros cinco minutos más.

  8. Sacamos la albahaca fresca y ajustamos las especias. Lo servimos y añadimos albahaca fresca por encima. También podemos añadir pimienta negra.

¡Hasta otra y cuidaros!

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.